Para dónde va la corriente eléctrica

Sabemos que los cuerpos en su estado "natural" son neutros. Pero que se pueden cargar eléctricamente con dos posibilidades: con carga eléctrica positiva o con carga eléctrica negativa. La carga eléctrica puede pasar de un cuerpo a otro. Así, al colocar juntos dos cuerpos cargados, o conectarlos mediante un material conductor (como puede ser un cable), se transfiere carga eléctrica de un cuerpo a otro. Decimos que ha aparecido una corriente eléctrica entre los dos cuerpo. Así, una corriente eléctrica hay que entenderla como un chorro de carga eléctrica que pasa a través de un material, como por ejemplo un cable, y que va de un cuerpo a otro. La corriente eléctrica se mide con una magnitud llamada intensidad de corriente, que nos dice cuánta carga eléctrica pasa por un determinado sitio (por el cable por ejemplo), en una unidad de tiempo. Si la unidad de carga que se utiliza es el culombio, y la de tiempo es el segundo, entonces, a la unidad de intensidad de corriente se le llama amperio, que nos dice cuántos culombios pasan por segundo por un determinado cable, por ejemplo. Pero para terminar de definir correctamente la intensidad de corriente, hay que definir un sentido, es decir, hacia dónde va la intensidad de corriente. Se define el sentido de la intensidad de corriente aquel en el que aumente la carga eléctrica.

Veamos, imaginemos que tenemos dos cuerpos cargados con 3 C y -2 C, como se muestra en el dibujo. Si después de conectarlos con un cable durante un rato, las cargas con las que quedan estos cuerpos son de 2 C y -1 C, diremos que ha habido una corriente eléctrica entre estos dos cuerpos. Puesto que el cuerpo de la izquierda ha disminuido su carga en un culombio, mientras que el cuerpo de la derecha la ha aumentado en ese mismo culombio, diremos que la corriente eléctrica que se ha producido es hacia la derecha, ya que la carga eléctrica ha aumentado hacia la derecha.

Esta definición es independiente de lo que haya ocurrido en el mundo microscópico. Por ejemplo, ha podido ocurrir que haya pasado una carga de un culombio de izquierda a derecha, o que haya pasado una carga de un culombio negativo de derecha a izquierda.

Desde el punto de vista macroscópico, no distinguimos cuáles de las dos posibilidades ha ocurrido. Si el material conductor es un metal, sabemos que las únicas partículas que transportan la corriente eléctrica son los electrones, que como sabemos, son negativos. Por tanto, en este caso sí sabemos que lo que ocurre es el segundo caso, en el que las cargas negativas viajan hacia la izquierda. Es decir, los electrones viajan hacia la izquierda, mientras que la corriente eléctrica es hacia la derecha.

Hay otros tipos de conductores, como los semiconductores, o los electrolitos, donde la corriente eléctrica la pueden transportar partículas positivas, y por tanto, tendrán el mismo sentido que la intensidad de corriente eléctrica. En general, estos conductores, crean una corriente eléctrica, que es debida a dos chorros de partículas. Las positivas, que se mueven en el mismo sentido que la intensidad de corriente, y las negativas, que lo hacen en sentido contrario. La suma de estos dos chorros, nos da la corriente total.